Terapia Cognitiva Conductual con Parejas

Modelo de Terapia Cognitiva Sistémico de la Pareja

Libro TERAPIA COGNITIVO SISTÉMICO-PROCESUAL DE LA PAREJA

Vittorio Guidano y Maurizio Dodet, S.I.T.C.C. – C.P.C.
Via Marcoantonio Colonna, 60. 00192 – Roma

terapia de pareja

Tomando como punto de partida algunas premisas tradicionalmente empiristas, la atención del terapeuta se dirige, mediante la observación «de la interacción continua de mensajes-conductas», a captar las «ideas y las creencias» para «intentar realizar una crítica al sistema de creencias que guía el comportamiento mediante diversas técnicas de reestructuración cognitiva».
Modificar la creencia irracional, distorsionada, puede significar, por consiguiente, cambiar automáticamente los comportamientos disfuncionales de un individuo y, por tanto, la dinámica de pareja.

Al observar el sistema pareja desde una perspectiva ontológica, un terapeuta tendrá que considerar la interacción entre los dos sujetos siempre como un desplegarse de una regulación mutua entre el «pertenecer a» y el «diferenciarse de» el otro mediante un proceso dialéctico basado en la continua negociación de un consenso y reconocimiento mutuos.

La Terapia de Pareja


La terapia será llevada a cabo por un solo terapeuta que verá siempre y sólo a la pareja desde el primer encuentro. Creemos que ésta es una condición básica hasta el punto de que aconsejamos una derivación a otro terapeuta si en la primera sesión la demanda viene hecha individualmente.
Según nuestra experiencia, en los casos en que se estaban llevando a cabo terapias individuales hemos observado que su prosecución es positiva aunque sean de distinta orientación. Nunca hemos considerando que ésta fuera una contraindicación sino más bien un espacio extra para alcanzar una mayor articulación del sí-mismo.

FASES DE LA TERAPIA

Plantear y describir de modo esquemático una intervención terapéutica es siempre una operación difícil, y muchas veces resulta artificiosa si sólo se hace referencia a una situación ideal. Por consiguiente, lo haremos acompañada de un caso clínico:

1. Presentación de un problema y reformulación del mismo en un ámbito de coherencia sistémica de la pareja. Definición del contrato terapéutico.
En una primera fase se proporciona un espacio a los miembros de la pareja en el que puedan presentar los motivos que les han llevado a consultar a un especialista y también sus respectivos puntos de vista en relación al problema presentado y a su vivencia.
Se esboza una historia de la relación identificando cronológicamente el inicio del malestar a fin de entender qué modificaciones se han dado en la relación. Es importante identificar si existen actitudes de delegación o de asunción de culpa y, si es así, proponer una primera reformulación del problema que subraye la importancia de las dinámicas relacionales y comunicativas de la pareja a fin de implicar a ambos miembros en torno a un tema que explicite un principio de coherencia del sistema emergente.
Al definir el contrato terapéutico se explícita que el trabajo no puede tener como objetivo a priori el mantenimiento de la pareja sino que se dirige a conseguir una mayor comprensión que permite realizar decisiones más conscientes sean las que sean.

Definición de las reglas del setting terapéutico:
La primera regla consiste en estructurar rígidamente el setting: a) la relación será siempre a tres y nunca individual.
La segunda podemos definirla de b) libertad de expresión individual: ningún miembro tiene que sentirse obligado a traer y expresar en sesión temas que sienta que no puede expresar en la presencia de su pareja.
Creemos que es fundamental que se respeten los «espacios de lo no dicho», siempre existentes en una pareja.
De todos modos éstos emergerán, aunque no se expliciten, cuando sean discrepantes respecto el tema de pareja.
Y finalmente la tercera se refiere a c) la expresión del punto de vista personal: al discutir un tema cada miembro debe esforzarse en expresar su punto de vista propio y en evitar criticar o comentar lo expresado por su compañero. Este tipo de intervención tiene como objetivo modificar las modalidades de comunicación de tipo reivindicativo y de hacer que cada miembro centre más su atención sobre sí mismo.

2. Reformulación de las situaciones de crisis hic et nunc. relacionándolos con los patrones emergentes de las organizaciones del sí-mismo individual.

Se analizarán las situaciones de crisis ocurridas durante la semana, entre las dos sesiones sucesivas. Y su reformulación permitirá tomar conciencia de las dinámicas derivadas de la propia organización de significado y de las derivadas de la del compañero, y de cómo ambas se interrelacionan a través de la expresión o la coartación de las necesidades individuales. También se harán cada vez más explícitas aquellas situaciones ritualizadas en las cuales en la relación se confirman las áreas de complicidad afectiva.
3. Paralelamente se iniciará el análisis cronológico de la historia de la relación: Se procederá al análisis de las fases de formación, mantenimiento y ruptura del vínculo afectivo. Por formación entendemos, más allá del momento inicial de la relación, también los momentos en que, después de una ruptura, se llega de nuevo a una experiencia afectiva común, compartida por ambos miembros, que hace que ambos perciban de nuevo viable la relación.

A fin de reconstruir una continuidad histórica se analizan: las modalidades de encuentro, el momento vital y afectivo individual, la disponibilidad individual de cada uno, el proceso de seducción, la imagen percibida por el compañero y la evolución de ésta, el sentimiento de sí-mismo dentro de la pareja, las diferencias y semejanzas con otras relaciones anteriores, y la relación con las parejas de los padres respectivos.
Por mantenimiento entendemos el momento en que la pareja se estructura entorno a un significado compartido y los momentos sucesivos de posterior reformulación del mismo.

Se analizarán: el tema de pareja a lo largo de sus reformulaciones sucesivas, las relaciones de la pareja con el mundo externo, las relaciones individuales con el mundo externo, la estructuración de los espacios individuales y de pareja, las reglas implícitas y explícitas, las necesidades individuales expresadas y no expresadas, la imagen del otro y su evolución.
En el análisis de los momentos de ruptura se considerarán las modalidades con las cuales se articula el proceso de interrupción de la relación, la imagen de cada miembro de la pareja a lo largo de su evolución, el sentimiento de autoestima y la percepción del sí-mismo en relación con la del compañero, las vivencias de soledad y las relaciones externas de la pareja.
Consideramos que en esta fase también es importante encontrar espacios en los cuales desarrollar las dos historias afectivas individuales para enmarcarlas en la relación actual y para analizar el estilo afectivo individual.

Igualmente es importante reconstruir paralelamente las dos historias de desarrollo individuales mediante flashback cuando sea posible a partir del material traído a sesión.
4. En la última fase de la terapia se dedica un espacio mayor a la reformulación de la relación en su desarrollo ortogenético respecto al tema de pareja, así como a los procesos de percepción del sí-mismo individuales y a
la reformulación del problema presentado:
Se llevará a cabo respecto al desarrollo histórico longitudinal de la relación, siguiendo en las diversas fases, los cambios de la imagen percibida por cada partner y, en relación con ésta, los cambios de la percepción del sí-mismo. La historia de pareja se reconstruye en función del tema primigenio y de su posterior articulación en las diversas fases. Se reformulan los momentos de crisis como crisis de significado compartido y, por tanto, se intenta buscar una nueva coherencia sistémica.

Descargar Libro completo

esperar 5 segundos y Saltar Publicidad

Deja un comentario

Cerrar menú
error: Content is protected !!